25 jun. 2008

Carácter gaucho…

Soy a veces una mujer demasiado apasiona, mi sangre corre para lo que importa, y para lo que no importa también…
Hay cosas que me rompen soberanamente las pelotas, y aunque intento cambiar, ver las cosas con calma muchas veces no lo logro…
Me indigno mucho, me alegro mucho, amo mucho, odio mucho, me emociono mucho…Y cuando me equilibro, también me equilibro mucho
(A veces creo que por eso cuando me desequilibro se me nota aún más…)

Suelo decir … Hay solo dos o tres cosas las que me revientan… y esta es una…!!
(Mentira gaucha, hay un gran listado de cosas que me joden sistemáticamente…)

Creo que soy loca pero buena, insisto una auténtica gauchita pero no gil…

22 jun. 2008

Amor gaucho

“El amor es cuestión de coordinación. De nada sirve encontrar la persona, si no es el momento adecuado. “Así lo describía con crudeza oriental la película 2046 de Wong Kar-wai tratando de encontrar los secretos del amor.

No tengo la legitimidad suficiente para escribir sobre el amor, sin embargo sobre la descoordinación tengo casi capacidades absolutas…

El está lejos y yo aca con ganas de amarlo…
El está aca y yo no sé como amarlo…
El ya no está…

19 jun. 2008

Gauchita y el Sexo II

Retomo este importante tema para focalizar un poco en una sola cuestión: la autosatisfacción, autogestión, masturbación o simplemente paja femenina.

Por un lado odio sobremanera las mujeres que ante la pregunta obligada referida a su práctica, se sonrojan, cambian de tema, o lo toman en chiste para zafar de hablar sobre ello. (Esto no es de gaucha es de mentirosa!)

En el mismo nivel de odio, están todas esas mujeres que jamás la han practicado (y es harto evidente), pero como se comieron todos los capítulos Sex and the City , casi por accidente, tuvieron acceso a mirar de cerca un consolador, o en el peor de los casos agarraron el último bloque de un programa de Alexandra Rampolla (Que apellido que le viene al caso con su profesión) en el que ella una vez más levanta las banderas de la autosatisfacción como el primer paso para ser buena en la cama… y hablan del tema como si supieran…


Queridas Gauchas argentinas…!!! Si para tocarnos algo que siempre tuvimos tan cerca tenemos que esperar a que una gaucha puertorriqueña o 4 gauchitas neyorquinas nos abran los ojos… Quiero decirles… Estamos al horno…!!!

Gauchita/o que sepa de numerología se busca...










Domingo. Era verano en toda la ciudad. Con la panza llena del típico asado de domingo, reposaba en reposera. Entre pensamiento bizarro y más que bizarro, veo entre el césped asomarse un naipe, lo levanto: un rubio arriba de un caballo con una espada. “Un once, mi número de la suerte” digo
Domingo otro. Más verano sobre el río. Con la panza más liviana porque el asadazo ya había cedido y en el apuro de recolectar los muchísimos objetos (necesarios, dice) que acarrea mi madre hacia cada almuerzo familiar dominguero, “Stop, otro naipe dije”… sí, sí… otro rubio a caballo, esta vez porta un basto.
Domingo siguiente. Más verano, pero soportable. Esta vez saliendo de la casa de mis viejos (sí, obvio con la panza más que inflada, con postre y café incluido), miro la vereda como compulsivamente, tal vez ya buscando (lo que no ahorró sorpresa, debo decir), otro naipe, esta vez, en peor estado que los anteriores, pero sí: un rubio de oro en su caballo.
Tres Onces, tres domingos consecutivos.
“Uaaaaauhhhhh” dijieron solamente alguna/os.
“No encontraste un once, encontraste un 33, son 3 cartas número 11” dijo Vika… “Mi edad” dije yo. “La edad del salto cuántico” continuó.
“La edad de Cristo”, “Tendrás que hacer un viaje por la ruta 33, o no”, “Jugá el 311” (les ahorro suspenso, el día que lo jugué salió el 411”) “Te falta el de copa”,”Lo nuestro puede funcionar, te llevo 11 años”, “Nos deberíamos conocer, serías mi pareja número 11”, “el 11 es un número supremo” (¿)… y así podría seguir por un rato largo…
Domingo. Otoño precioso sobre una plaza de la ciudad de Salta. Viento infernal. “Para, le dije a un amigo” Levanto un naipe. “No, no es. Es una K”… “Espera, a, b, c, d… la k es la letra número 11 del abecedario”… “Me das miedito nena, con el viento que hay acá, vos te encontrás una carta en el piso”…
Todavía no encontré gaucha/o alguna/o idónea/o en numerología, ni el naipe 11 de copa que me falta… pero les aseguro, desde que dejé de buscar respuesta, saber o sentido ni el 11 ni el 33 dejan de insistir apareciendo como señales en los caminos que voy eligiendo…

17 jun. 2008

La violencia que no es gaucha

Nos las pasamos identificando situaciones de violencia… Violencia en el fútbol, violencia en las calles, violencia en las rutas, la violencia del gobierno y la de los dirigentes sociales que apoyan al gobierno, la violencia en la televisión… Relaciones violentas…

Todos y todas alguna vez ejercimos algún tipo de violencia, o fuimos receptores pasivos de ella en la micro-cotidianeidad aunque más no sea, en grandes dosis, o en dosis pequeñas… Si es que vale la pena pensar en escalas en algo que más allá de su forma o intensidad siempre deja huellas…

Si pensamos que la violencia es de todos, no es de nadie en particular, si pensamos que la violencia está afuera no nos podemos reconocer formando parte del círculo que la misma genera…

Desandar la violencia es primero reconocerse a uno mismo, dibujar los límites del cuerpo, de las ilusiones, de las emociones… Y luego si ir en busca del reflejo de todo eso sobre los otros… Volver a mirar a los otros tan solo sin intensiones de anularlos… por ninguna razón…

15 jun. 2008

Feliz cumpleaños comandante!!


Algunos solo se animan a ponerse una remera con su rostro, otros a empuñar una bandera, algunos le cantan, y otros más audaces en su nombre sostienen un fusil…

Miguel Barnet le escribió al Che “No es que yo quiera darte pluma por pistola pero el poeta eres tú.”

13 jun. 2008

Sobre cómo hacer un duelo gauchito!!!

He pasado varios duelos, he dejado algunos (en realidad 2) sin terminar… Recientemente he comenzado uno… He visto pasar a mis amigos muchos de ellos… Esos vacíos de hombres, mujeres, familiares, trabajos, vieja PC, departamento alquilado…

Esto de vivir –teorías psicoanalíticas al margen- siempre me deja la sensación, que por un lado en un duelo uno no puede evitar pasar por las mismas fases, pero por otro la manera de sentir y llegar a cada una de ellas nunca es igual…

La primera vez que sentí ese “click” al levantar la persiana y verme reflejada en la ventana un poco sonriente, ya casi en la salida, después de haber pasado por los momentos típicos: de tristeza y depresión profunda (ganas de morir heroicamente), enojo, enojo y enojo (Ganas de matar deliberadamente), cierta paz (vivir no es tan malo), barajar y dar de nuevo (necesito cambiar un poco mi vida)… Sentí que era capaz de hacerlo - “puedo hacer un duelo” dije!!!! (Confieso que hablo sola, y desde mucho antes de llegar a los 30)

Y en mi pensamiento de mina posmoderna pensé… Que bueno si lo hice una vez, lo puedo hacer 2, 3 o 4, y ya nada será tan terrible…

Terrible fue la equivocación, si bien este primer aprendizaje me aportó un poco de tranquilidad en los siguientes (conocer lo que viene es aliviador para las gauchas), nada me preservó de volver a pasar por los mismos procesos otra vez… Y encima ver que (como ya era la misma) había cosas que se complicaban aún más, u otras tenían una mínima intensidad en esta edición…

En mi esfuerzo de sistematizar un poco estos conocimientos - de ser inevitablemente en relación - llegué a esta incipiente clasificación de algunos de los duelos que me han tocado en suerte (directa o indirectamente):


DUELO ASISTIDO:
Lo haces con tu ex bastante cerca. También podría llamarse DUELO FICTICIO o mejor NUNCA HARE EL DUELO.

DUELO DE LA DISTACIA GEOGRAFICA:
El objeto de deseo está tan lejos que nunca sabes en que etapa estás, ni tus avances o retrocesos. Es decir te falta material para chequear (Tipo encontrártelo con otra en el súper y que no te pase nada o que te pase todo)

DUELO POLITICAMENTE CORRECTO:
Te haces la que estás haciendo un duelo, pero en realidad lo hiciste los últimos 10 meses de relación junto a él antes de la ruptura formal.

DUELO EN COMPANIA:
En el medio del duelo te distrajiste y conociste un bombón tan copado que el duelo es un paraíso y ya nada te importa.

DUELO LABORAL:
La primera semana te sentís liberada, y después co(mo el ser humano es tan boludo a veces) terminas olvidándote que tus compañeros eran unos forros, y terminas saliendo con ellos a tomar unos vinitos como si nada hubiese pasado.

DUELO COMO CORRESPONDE:
Religioso culo en terapia dos veces a la semana por lo menos.
( De esto no se mucho, pero sé que una amiga lo hizo)

12 jun. 2008

No solo de obligaciones vive una gaucha

Soy una de esas gauchitas que se sintió por mucho tiempo ordenada a fuerza de obligaciones y compromisos, sin permitirse espacio alguno para preguntarse siquiera cada tanto que quería, de que color eran sus ganas o si tenía ganas de algo especial ese día.
La responsabilidad extrema desde los 2 años de edad (ingreso al mundo de la escolarización formal, “guardería”) se extendió durante 26 años más ininterrumpidos, con el fin –ya indiscutido- de encajar en los modelos esperables y políticamente correctos.
Gauchita siempre, porsupuestamente gil más que a veces con todo y con todo/as… siempre lista para escuchar, hacer, estar, trabajar por los que no lo hacían tanto, pagar, calmar, siempre poder…
(Casi en la puerta, despidiendo a cualquier otra/o -tarde o temprano, o a veces ni eso- escuchaba: “Ah, che, y vos andás bien?”)
A los 28 años de edad, momento en el cual la mayoría esperaba sobrinos-nietos-ahijados… llegó al fin el irreversible divorcio de esa gauchitagil, responsablemente chata que había sido tanto pero tanto tiempo.
Ya pasaron 5 años (“No tenías onda, hermana”, todavía se escucha por ahí), varias crisis profundas, mucho análisis, varias parejas y no tanto, elecciones diferentes, y muy afuera del armario del deber ser… esta gaucha sufre, se llora encima, ya no siente que se lleva el mundo por delante (menos que la aplasta), por momentos siente que no tiene mucho que decir, se deja abrazar, abraza, se siente perdida días enteros y sus noches, no encuentra espacio al que pueda ir “por compromiso”, ninguna obligación la siente irreversible, elige, pierde mucho, gana poco otras veces y otras más, se juega, tiene miedo, apuesta, se pierde, anda bollando sin saber donde poner el huevo horas y horas, dice “no puedo” y se la banca, no duerme y otras veces sueña… anda deambulando por los laberintos del deseo: que es esquivo, o insatisfecho, o agrietado, o certero, o enrollado, o simple, o imposible, o realizado, y real, simbólico, imaginario, del Otro, de otros, de ella en otros, con otros, o solitario.
Lejos, ya muy lejos del pseudoorden que le daba el mandato de “lo que sí o sí hay que hacer/ser”, de “lo que está bien o está mal”… ya no obliga ni se obliga… hace con ganas o no hace, va con ganas o se queda, escucha con ganas o pide disculpas, y lo deja para otro día…
Sí, sí, sí… no siempre es sin angustia, pero decididamente se siente más real, más simple, más intenso.

11 jun. 2008

Cómo se enamoran las gauchas…

Me anduve percatando (con ayuda de otras bastantes parecidas a mi) que las gauchas nos enamoramos como cuando íbamos al jardín de infantes…

Es decir de pronto alguien nos mira (no importa si ya lo conocíamos desde antes), nos sonríe, y de pronto nos da vergüenza, le comenzamos a hablar un poco más aceleradas, por momentos nos escapamos rojas, y por sobre todas las cosas no paramos de sonreír… (y eso nos da más vergüenza que nada) porque sabemos que allí está pasando lo inevitable… (ya está no hay vuelta atrás…) y no importa como sigan los hechos: NOS ENAMORAMOS!!!

Quizás sea un rasgo muy infantil, pero concede una previa a los vínculos con los hombres que es realmente estremecedora, no comparable a nada, esa sensación única de placer casi inocente que sucumbe la cotidianeidad de mujeres que por edad, profesión o presiones estamos tan obligadas a parecer tan ajenas a ese ser más obvio, lineal…natural…

Y es un rasgo distintivo de las gauchas, porque la mayoría de las mujeres primero encuentran un tipo (que siempre están buscando) y después de la clásica histeria, un par de noches de sexo, algunas evaluaciones respecto a su estado civil, condición social, potencialidades, recién allí se sienten enamoradas…

Y es raro pero las gauchas sin darnos cuenta, primero nos enamoramos, y luego viene lo demás o nunca llega… Estamos ahí sin pintor ni bolsita, pero con esa misma cara que no necesita de botox para borrar las arrugas, volviéndonos frescas, vulnerables, sin estrategias, solo esa de tratar de ocultar lo inocultable: eso que de la misma manera nos volvió a pasar!!

10 jun. 2008

Más citas para aprender !!!

En este aprendizaje de gauchita/os creo que es válido – como lo venimos haciendo- citar a clásicos pero creo que homenajear a algunos contemporáneos bloggeros/as citando sus frases muy precisas es súper enriquecedor en esta tarea de mostrar sobre todo que hay muchas mujeres que no somos nada giles:

La primera de laotrapartedemi.blogspot.com por estos días:

“Vos y yo no necesitamos razones para vernos...necesitamos excusas.”

(Esclarecedoramente Brillante y Oportuna)

La segunda de sepanentender.blogspot.com ya hace un tiempo…

“Deberías saber que si no te cobré por esos años de felicidad y descontrol, fue por lástima.
Por tener la clara certeza de que eran los únicos de tu vida.
No me sorprende, entonces, verte ahora, atormentado por la resignación, por tu familiar aburrimiento.

Sabelo
Esa es tu naturaleza.
Y yo, yo fui tu isla.”

(Frase soberbia para decirle a un tipo una sola vez y después de eso nada más…)

Gracias por estas frases prestadas y espero sumen muchas otras que describan a nuestras relaciones y a nosotra/os misma/os!!

9 jun. 2008

El verso de soy un tipo libre !!!

Estoy harta de escuchar a mujeres de más de 30 (yo también lo hago) que siguen quejándose de relaciones con tipos que la chamullan bajo los slogan pedorro de “le tengo miedo al compromiso”, lo que pasa es que quiero una pareja libre”, “a mis viejos les fue tan mal que no quiero repetir la misma historia”, “no quiero que me enganchen, mirá las locas madres de los hijos de mis amigos”, etc etc… Y estos son los casos más elegantes porque la mayoría son otros que intentan poner el problema del lado de las mujeres, tildándola de celosas, posesivas, histéricas… entre otras cosas…

Nunca mejor que la frase - creo de Ana Belén- “Se cree libre porque anda suelto mientras arrastra la soga al cuello…”Esa clase de tipos nunca va a ser libre, mientras sigan atados a sus propios miedos de vincularse, a un ego tan grande acorralado en el cuerpo, que no le permite dar nada a nadie…

La mejor forma de sacárselos de encima es decirles te amo, cuando, escuchan eso corren desesperadamente. También huyen cuando la están pasando demasiado bien con una mujer, si ellas un par de fin de semana seguidos, les practicó gauchito sexo oral y encima le cocinó de puta madre y se quedaron hasta el desayuno… (Luz Roja de peligro, le salta la alarma !!) El lunes llegan a la oficina y se garchan a la primera que les habló cerca, y luego otra más para que esa segunda tampoco quiera compromisos, y si esa última es casada con hijos, mejor así se aseguran que no reclame. (Error: las mujeres casadas reclaman igual a sus amantes y al final arman mas bardo!!)

El próximo fin de semana obvio que no llaman a la gauchita, y si la gaucha escribe mensaje obvio no lo contestan… porque es obvio también que después de tantos fines de semanas encerrados necesitan “fiesta loca” Entendés? (Y sacan a pasear su notoria mayoría de edad disfrazadas de pendejos)

Al primer quilombo que tienen buscan otra vez a la gaucha que vuelve obviamente con ellos (o no) y si no lo hacen rápidamente buscan cualquier artilugio que enganche las histéricas salvadoras, y así comienza el ciclo otra vez… Por lo general ellos suponen que en el medio uno no los necesitó, y lo que es peor es que no salió a saciar sus deseos sexuales (Segundo error)

Lo cierto, es que en el fondo las mujeres que accedemos a mezclarnos con este tipo de gauchos, sufrimos el mismo mal que ellos: poseemos el mismo pánico que ellos al compromiso, sino buscaríamos uno de esos copado que nos lleve al altar y apellide a los niños…

A los hombres posmodernos les cuesta distinguir entre “querer casarlos” y “querer tener una relación con un tipo que pueda estar cuando lo necesitas, que no tenga miedo a abrazar…” Comprendan que por evitar los supuestos problema que les trae una mujer, viven rodeados de los conflictos que les plantean las 4 de turno… que encima no son “Nadie”.
Pregunta para este tipo de gauchos: Probaron con un travesti?
Pregunta para estas gauchas: Probaron con uno que en la segunda cita no clave un “tengo miedo a enamorarme”…

8 jun. 2008

Las diferencias básicas entre gauchitas y gauchitos

Años preguntándome si habría gauchitos disponibles y deseosos de compartir su vida con una mujer, gauchita pero no gil, en este caso.
No es que la desesperación asomaba, sino más bien una pregunta de dónde estarían…si los hubiera. Y de repente una mañana abrí los ojos, y uppss, me di cuenta que estaba rodeada de gauchitos solos, sólo que no los veía o no los quería ver o no en realidad no provocaban en mi el deseo fervoroso sexual por así describirlo, es decir no los veía como hombres objetos de deseo. Y entonces nació una nueva pregunta que no tardó en encontrar respuesta.

Me di cuenta que ellos eran más gauchitos que los hombres objetos de deseo, que están siempre cuando los necesitás, para una copa de vino un viernes por la noche, para arreglarte un problema doméstico, para pasarte a buscar por el trabajo, para depositar todas las penas cotidianas, filosóficas y trascedentales de la vida (bah, todas no!)

A decir verdad son bastantes básicos, pero son lo básico que necesita una gauchita pero no gil. Entonces me dí cuenta que ellos eran mis amigos, con “o” de masculino, pero no hombres de deseo, y me preguntaba por qué no podían serlo.

Es ahí cuando empecé a ver las diferencias básicas entre ellos y yo (en representación de miles, millones de gauchitas). Y comencé a analizar lo más simple, (ahí me quedé, fue más que suficiente para darme cuenta) su vida diaria:

Nosotras tenemos nuestras casas equipadas con tv con cable, obvio! Computadora con internet, obvio! Teléfonos celulares y fijo!! Por si las dudas. Bibliotecas repletas de libros, mp3, mp4, y alguna nueva tecnología que esté dejando de lado. Sin embargo la mayoría, no tenemos lavarropas, por ejemplo. Aclaro que estas conclusiones nacen del campo empírico mediante varias entrevistas realizadas e incluso encuestas.

De esta investigación personal nace que ellos sí tienen lavarropas!! Y además tienen, para vuestra sorpresa, todos mayores de treinta,moto! una linda moto!! Se dieron cuenta? Un día atrevidamente le pregunté a un gauchito no objeto de deseo sexual, el más básico de todos, por qué tenía moto y lavarropas, y me respondió “porque queremos la ropa limpia para salir a pasear y uds. tienen internet y cable porque quieren compañía”. UPPPPSSSSS, me dije.-

A lo cuál después de semejante respuesta simple vino una pregunta un poco más compleja, si nosotras queremos compañía y ellos quieren salir a pasear, no podemos hacerlo juntos y estaríamos conformes ambas partes?
Y la respuesta no tardó en aparecer, lo hacemos cotidianamente, por eso somos amigos, y ellos son los objetos de deseo de otras gauchitas y nosotras tenemos a otros como objetos de deseo, que también son gauchitos para otras gauchitas…

6 jun. 2008

La Gauchita que renunció...

Hoy agarré una cajita roja, tomé mis efectos personales, golpié la puerta de mi jefa y renuncié a mi trabajo…

En la cajita me traje, un par de invisibles salvadoras de cuando tenía el flequillo largo y en un momento del día necesitaba amarrarlo para quemarme aún más las pestañas frente a la pc, un cd con compilado de mp3 que solía poner aquellos días que la música servía como barrera entre un montón de voces y mis intentos de pensar sobre un paper que luego nadie leería. También fotos, en especial unas tipo polaroid de un viaje a Chile en el que no solo me ví con el pelo muy corto, sino con menos arrugas, y quizás con una ilusión que allí hasta parecía eterna… Recibos de sueldos, comprobantes de pagos realizados por Internet, restos de ayuda memorias de conferencias…

Un papelito que tímidamente decía en lápiz borroso, te amo y que? que nunca llegó al destinatario porque quizás hubiese sigo más que terrible…

Durante más de 3 años trabajé allí 9 horas por día, casi 6500 horas creo, auque nunca fui buena para los números… Mandé un promedio de 30 e-mails por día, y ni les cuento las horas telefónicas, y hasta meché algunos cuántos fax… Y en el medio vida, vida y vida… de esa que va haciendo que cambie el humor cotidiano, y los niveles de pasión en cada una de las cosas que me dejaron hacer y tantas otras que se convirtieron en grosas ideas muertas…

Hace tiempo tenía un latiguillo entre tantos otros, un poco ordinario, que decía “Hasta los 30 no voy a entregar el culo” (Frase preferida ante esas situaciones en las que me querían hacer desviar de lo que realmente pensaba, de mi verdadera sangre profesional)
Les confieso que hoy tengo 31 años exactos y todavía (en lo absolutamente laboral) no tengo ganas de entregar el culo.

5 jun. 2008

Aprendiendo con Cacho Castaña (Lección 2 de clásicos musicales)

Como el "aprendiendo con Pimpinela", ha dejado un saldo positivo en el camino del rconocimiento del ser gauchita... Vamos ahora con un clásico de verdad... Cacho...

“Parece una atorranta cuando canta Parece que se deja y no se deja”
(Eso no es de Gauchita... Eso es una histérica!!)


Ojala que no puedas hacerle el amor cuando Duermas con ella, Ojala que no puedas hacer que tu piel Se agigante de sueños... Que se muera de ganas, que no tenga consuelo, Que le sangren las manos si acaricia tu piel O acaricia tu pelo...
(Esto es pensamiento 100% de Gaucha pero no gil.)

Si vieras que triste que esta la Argentina, tiene la mirada de los caminantes que ya no caminan, se muere de pena por tanta mentira, de tanta promesa por nadie cumplida, si vieras sus calles que tanto reían, ya no son las mismas.
(Esta es la Gaucha en el día Femenino… Obvio!!)


“Se muere poco a poco Dormir con alguien pero estar pensando en otro”
(Esta es una típica pero no puede ser de Gaucha, lo lamento!!)

4 jun. 2008

El día femenino… (Contado para los gauchos)

Hace ya 15 años… que un momento determinado del mes (cuando no tomo pastillas es más intenso) comienzo a pasar por un proceso que es igual cada vez…
Y esto más que compartirlo con las mujeres me gustaría compartirlo con los gauchos, no para justificar atrocidades, sino para ayudarlos a entender un poco más a las gauchitas… o al menos aquellas que suelen sentirse así como yo…

Esto es más o menos así… (Eso va con s aspirada… por puro localismo no más…)

Un día x empiezo a estar más amable que lo normal para el sexo. Luego mi cuerpo comienza a sentirse un poco incómodo en la ropa habitual, luego no tengo demasiado ganas de peinarme, hasta que poco a poco no me van dando ganas completas de nada…

Siento las piernas un poco hinchadas… Empiezo a encontrar un poco más de defectos a la gente que me rodea, mi familia no me parece tan copada como siempre, el gaucho de turno no sabe lo que necesito… (En realidad no le puedo decir lo que necesito porque yo no puedo identificar que es…) Entro doblada a la oficina, si es invierno dejo el culo bien cerca de la estufa, mientras comienzo a crear los escenarios más negros a futuro… Esa perspectiva negra de las cosas dura uno o dos días… y ataña a cualquier aspecto…(Siempre con un marroc o alfajor en la mano..)

CORTE….Luego, me dan ganas de ir a la peluquería, de vestirme de salir, de jugar, de amar de planificar a futuro…

ESTABILIZACION… (por suerte es la mayoría de los días del mes…
Y otra vez ese pequeño proceso, que por corto no se vuelve poco nocivo… Muchas veces en esos cuatro días he tomado decisiones (obvio drásticas decisiones), rupturas de parejas de años, abandono de puestos de trabajos, aplicación de notas finales a los parciales que venía corrigiendo entre otras cosas…

Pero debo decir que la mayoría de las veces mi “andar tenso” de esos 4 días ha provocado decisiones drásticas en otros… Abandonarme para siempre, no contestar por diez días el celular cuando llamo, no invitarme a una reunión, dejarme afuera de un proyecto, etc…

Como toda en la vida, uno va aprendiendo, y durante esos 4 días hago lo posible por que me encuentren bien provista en casa, con atados de puchos suficientes, comida congelada, etc, para evitar el encuentro con alguien que por supuesto termine arrepintiéndose de haberme cruzado…

Si por una de esas casualidades justo no me queda otra que salir lo único que le pido a San Expedito es que no aparezca un gaucho y me diga “Estás en el típico día femenino… “ Porque sé que cuando sucede eso… Soy capaz de cualquier cosa… (y juro que lo digo de verdad!!!)

3 jun. 2008

Algo cortito...

No tengo mucho tiempo, solo una cosa... Si es común escuchar decir que las mujeres no podemos hacer dos cosas al mismo tiempo... Porque mi jefa me pide que haga 10 cosas, en 5 lugares distintos... mientras ella está solamente tiñiendose el pelo (1 sola cosa) en la peluquería (un solo lugar)?

2 jun. 2008

Las Gauchitas no giles y los gauchos básicos…

Quisiera empezar escribiendo que los masculinos son básicos, pero temo que algunos crean que esta reflexión será de tipo feminista cuando no es así, o que se interprete “básicos” como una característica negativa, en términos de defecto…

Cuando me refiero a básico, estoy pensando en un tipo de lógica de pensamiento que es más natural a los hombres, no sé como explicarlo, pero creo se trata de una simpleza mayor que la atosigante complejidad espiralada de la mayoría de las mujeres…

Siento que muchas veces las mujeres nos enojamos por cosas que imaginamos o creímos escuchar (en realidad creímos entender) o justamente porque la respuesta a nuestra pregunta fue tan simple, que seguramente debe esconder un doble sentido….Y ahí viene el que me habrá querido decir…???Y si un hombre dice lo que dice es porque quiere decir eso y basta… Y hay que hacerse cargo de lo que eso significa literalmente!!!

Después de tantos años de hacer confrontar mi lógica de mujer (ahora devenida en gauchita) con la perspectiva varonil, ando pensando que me gusta que los gauchos sean simples… porque allí hay algo de sinceridad oculta…

En esa forma de ver hay un componente que está creando posibilidad para el posterior… "Yo te avisé..." Y a esto se sumará luego inevitablemente, cuando la cosa está más avanzada y si uno no fue capaz de escuchar y reaccionar a tiempo (huyendo por ejemplo) un “Y vos no me escuchaste…”

1 jun. 2008

Una buena oportunidad para ser fanático/a

UNA BUENA OPORTUNIDAD DE SER FANÁTICO/A

Nunca fui demasiado fanática de algo o de alguien… No por convicción o porque tenga una opinión formada al respecto, sino tan solo porque nada me ha inspirado esa sensación…

Sin embargo ayer cuando con los ojos cerrados volví a escuchar en vivo las canciones de Aristimuño realmente pensé que podría ser tranquilamente su fanática… No sé si con todo lo que estereotipadamente representa ser un fanático/a pero si … desde esas inmensas ganas de pronto volver a estar ahí cerca…

No sé demasiado de música, solo me he guiado siempre por el placer de escuchar en los momentos justos determinadas letras o melodías… Hace ya como un año atrás, empecé a sentir que las canciones de Lisandro Aristimuño son puro placer en cualquier momento de mi vida, sin importar el humor que tenga…

Puedo sentir sus “azules turquesas” ahí tan cerca de la piel, donde la música es emoción sin límite, en el borde difuso entre el cuerpo y el alma…