13 jul. 2008

El roce…

El viene a buscar las impresiones… Queda poco espacio entre ella, el escritorio los papeles… Hay roce…

Mesa de reunión, el se sienta a su lado, se cruzan las piernas… Hay roce…

Baja a buscar un café a la cocina, quien dice café… dice un pucho a escondidas… Hay roce…

Ella viene mal dormida, o bien dormida… El imagina que es lo que hizo anoche… Fantasías… Hay roce…

A veces pasa en los trabajos, algo del orden de lo inevitable… El roce se convierte en un encuentro sexual no premeditado… Y al otro día… Al otro día empieza el calvario…la magia ya no está… El evita por todos los medios imprimir, ella llega tarde a las reuniones y se queda parada, cambia el café por un yogurt… El encuentra rápidamente a alguien a quien rozar…

10 comentarios:

Anónimo dijo...

SIIII! Alguna vez me pasó!

Latin Loser dijo...

y si, despues de compartir todos los dias es comun que pase...

recurrente dijo...

El roce tiene luego un precio muy alto.

Anónimo dijo...

Solemos pasar con nuestro/as compañero/as de trabajo más tiempo durante el día que con otras personas... tenemos días que tal vez, son las únicas personas con las que hablamos, lloramos, reimos, compartimos... A pesar de ésto, un consejo gauchito: SEA FUERTE!!!!!! NO CRUCE LA LINEA DEL ROCE!!!!! LAS FANTASIAS SON ESO: FANTASIAS!!!!! Y NO OLVIDE NUNCA: DONDE SE COME, NO SE CAGA!!!!... o los porcentajes de pasar del paraíso al infierno podrían estar casi garantidos.
Buen lunes... de oficina para todos!!!!!!!

Marian dijo...

menos mal que no voy a una oficina...

HAce poco escuchaba en la radio una encuesta que hicieron en Europa tratando de descular un poco la vida social de los europeos. Y aparentemente 2 de 3 personas habia tenido un affair con alguien del laburo... que habia llevado al divorcio en la mitad de los casos.
Al parecer, la gente solo socializa en el laburo, se conocen ahi, se casan ahi, se meten los cuernos ahi y tambien se divorcian ahi.


Que lindo no.
El pais numero uno en cuerneadas en la oficina es Grecia, seguido por Holanda y UK.

Anónimo dijo...

el sexo en la oficina no funciona!

Anónimo dijo...

y cuando lo viste afuera te parece horrible ja!

100% lucha dijo...

Cierta vez al llegar a un nuevo "puesto de trabajo" me encontré con un compañerito que estaba más bueno que comer con la mano. Un verdadero budinazo. Trabajamos juntos durante dos años y nos rozamos millones de veces en el ascensor, en la fotocopiadora, en la reducida kichinette. Dos años de juego histérico, siempre en el borde, en la mirada sugestiva, de esa que se mantiene hasta el rubor. Nunca pasó nada. Nos seguimos viendo de vez en cuando. Él sigue tan guapo como siempre y yo dejo de ponerme colorada cada vez que me saluda.

Gauchita Pero No Gil dijo...

La única vez que pasé del roce a la obviedad... me arrepentí!!!

Lujuria dijo...

Amo el roce y amo a las minas gauchitas.